Inicio Blog Página 4

Día de la diversidad cultural para el diálogo y el desarrollo

0

Desde niña Maribel Herrera, una joven chaqueña, líder de la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), concentra todas sus energías en trabajar por su comunidad, proteger el medio ambiente y por dar a conocer la cultura guaraní. Al mismo tiempo, busca preservar su idioma, conocimientos y tradiciones. Su labor promueve también el enfoque de género y la lucha contra la violencia y la discriminación hacia las mujeres guaraníes, escuchándolas y capacitándolas en sus derechos. Ella vive en Caraparí, una comunidad del Chaco boliviano.

El proyecto financiado por la Unión Europea “Por Nuestro Gran Chaco Sustentable” apoya a las comunidades guaraníes, trabajando con ellas para preservar las funciones ambientales y servicios eco-sistémicos del Gran Chaco en Bolivia, Argentina y Paraguay, en el marco de sus políticas de desarrollo productivo sostenible. El proyecto también trabaja para desarrollar modelos de gestión territorial y producción sustentable integrados en el programa ZICOSUR, con inclusión social y adaptados al cambio climático en el bioma Gran Chaco. Entérate de más en http://pornuestrochaco.org/

Concurso de ensayos de la UE: “Jóvenes y ciudadanía en tiempo de crisis”

0

La Delegación de la Unión Europea en Bolivia lanza su primer concurso de ensayos, dirigido a jóvenes de 18 a 24 años, bolivianos y residentes, para rescatar sus visiones, análisis e iniciativas sobre las coyunturas que vive el país desde la segunda mitad de 2019.

Bases y convocatoria

Toda la información se encuentra en este enlace y se ha habilitado, además, el correo electrónico UEConcurso@gmail.com para responder consultas. Se otorgará dos premios: uno de 1.000 euros para el ensayo ganador y otro de 700 euros para el segundo puesto. El plazo de envío de los ensayos vence el 14 de julio de 2020. Los textos ganadores y otros que el jurado seleccionará, serán publicados en un libro.

Por qué hacer este concurso

Desde hace algún tiempo Bolivia viene afrontando una secuencia de fases difíciles, siendo una de las más pronunciadas la etapa que comprende el segundo semestre de 2019 y el primero de 2020.

La crisis política, primero y la sanitaria (coronavirus), luego, están exigiendo una gran capacidad de resiliencia y flexibilidad ante el cambio. En ese sentido y según las condiciones sean dadas, este año miles de jóvenes votarán por primera vez en Bolivia, en tanto que para otros será la segunda vez, luego de octubre de 2019, cuando las elecciones fueron anuladas.

Adicionalmente, la sociedad en su conjunto atraviesa por una emergencia sanitaria y subsecuentes medidas para afrontar la pandemia, factor que también resulta crucial en la vivencia y pensamiento de los jóvenes, que deben prepararse para ser parte de un futuro que parece incierto en muchos aspectos.

En suma, todos estos factores resultan en un escenario propicio para la reflexión y la propuesta, lo cual anima a la Unión Europea a convertirse en la plataforma de difusión y visibilidad de la visión de los jóvenes, su análisis y sus iniciativas en esta particular coyuntura.

17 de mayo: UE celebra la diversidad

0

En el día internacional de la lucha contra homofobia, transfobia e intersexfobia, la Delegación de la Unión Europea en Bolivia reafirma que, al igual que luchar contra el racismo, el antisemitismo, el sexismo, actuar contra esas formas de discriminación es honrar los valores fundamentales de la UE. Es indispensable trabajar en estos temas, puesto que la hostilidad en contra de la población LGBTI trans e intersex deriva de la falta de capacidad para reconocer la diferencia, lo que se traduce en no poder aceptar a las personas y discriminarlas por sus opiniones, su clase social o su religión u orientación sexual.

Asimismo, no reconocer la importancia de la diversidad sexual y de género, amenaza los avances conseguidos en materia de derechos humanos y pone en mayor riesgo a las personas LGBTI, que corren el peligro de ser excluidas y agredidas solo por su identidad, orientación o características sexuales.

Desde 2020, la Unión Europea financia el proyecto regional “Adelante con la Diversidad II: Fuerzas sociales, políticas y jurídicas para la protección efectiva de los derechos del colectivo LGBTI y sus defensores en la Región Andina”, con un monto de casi dos millones de euros. Este proyecto, de tres años de duración, está siendo implementado por cuatro asociaciones nacionales, Adesproc Libertad (Bolivia), Colombia Diversa (Colombia), Sendas (Ecuador) y PROMSEX (Perú), liderado por HIVOS en Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

El objetivo del proyecto es garantizar la seguridad integral, el acceso a la justicia y el derecho a la no discriminación de las personas LGBTI, mediante el reforzamiento y la protección integral de los/as defensoras de los derechos de los LGBTI, en los cuatro países.

Por otro lado, para responder a la pandemia de COVID-19, que tiene consecuencias importantes en la población LGBTI y, en particular, para los trans e intersex, el proyecto adaptó sus actividades para integrar nuevas acciones de apoyo, tanto a las asociaciones LGBTI, como a otras personas en situación de vulnerabilidad.​

A 70 años de la declaración de Robert Schuman, 9 de mayo de 1950

0

Robert Schuman, Ministro francés de Asuntos Exteriores, pronunció la Declaración que lleva su nombre el 9 de mayo de 1950. En ella proponía la creación de una Comunidad Europea del Carbón y del Acero cuyos miembros pondrían en común la producción de carbón y de acero.

La CECA (formada en su origen por Francia, Alemania Occidental, Italia, los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo) fue la primera de una serie de instituciones supranacionales que se convertirían en lo que es hoy la Unión Europea.

Contexto histórico

En 1950, cinco años después de finalizar la Segunda Guerra Mundial, las naciones europeas todavía estaban luchando para superar sus estragos.

Los gobiernos europeos, decididos a evitar otra terrible contienda, llegaron a la conclusión de que, poniendo en común la producción de carbón y acero, la guerra entre Francia y Alemania, rivales históricos, resultaría —en los términos de la declaración— «no sólo impensable, sino materialmente imposible».

Se pensó, acertadamente, que la fusión de los intereses económicos contribuiría a aumentar el nivel de vida y constituiría el primer paso hacia una Europa más unida. La adhesión a la CECA estaba abierta a otros países.

Citas clave

  • «La paz mundial no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creadores equiparables a los peligros que la amenazan.»
  • «Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho.»
  • «La puesta en común de las producciones de carbón y de acero (…) cambiará el destino de esas regiones, que durante tanto tiempo se han dedicado a la fabricación de armas, de las que ellas mismas han sido las primeras víctimas.»

Texto íntegro

La paz mundial no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creadores equiparables a los peligros que la amenazan.

La contribución que una Europa organizada y viva puede aportar a la civilización es indispensable para el mantenimiento de unas relaciones pacíficas. Francia, defensora desde hace más de veinte años de una Europa unida, ha tenido siempre como objetivo esencial servir a la paz. Europa no se construyó y hubo la guerra.

Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho. La agrupación de las naciones europeas exige que la oposición secular entre Francia y Alemania quede superada, por lo que la acción emprendida debe afectar en primer lugar a Francia y Alemania.

Con este fin, el Gobierno francés propone actuar de inmediato sobre un punto limitado, pero decisivo.

El Gobierno francés propone que se someta el conjunto de la producción franco-alemana de carbón y de acero a una Alta Autoridad común, en una organización abierta a los demás países de Europa.

La puesta en común de las producciones de carbón y de acero garantizará inmediatamente la creación de bases comunes de desarrollo económico, primera etapa de la federación europea, y cambiará el destino de esas regiones, que durante tanto tiempo se han dedicado a la fabricación de armas, de las que ellas mismas han sido las primeras víctimas.

La solidaridad de producción que así se cree pondrá de manifiesto que cualquier guerra entre Francia y Alemania no sólo resulta impensable, sino materialmente imposible. La creación de esa potente unidad de producción, abierta a todos los países que deseen participar en ella, proporcionará a todos los países a los que agrupe los elementos fundamentales de la producción industrial en las mismas condiciones y sentará los cimientos reales de su unificación económica.

Dicha producción se ofrecerá a todo el mundo sin distinción ni exclusión, para contribuir al aumento del nivel de vida y al progreso de las obras de paz. Europa podrá, con mayores medios, proseguir la realización de una de sus tareas esenciales: el desarrollo del continente africano. De este modo, se llevará a cabo la fusión de intereses indispensables para la creación de una comunidad económica y se introducirá el fermento de una comunidad más amplia y más profunda entre países que durante tanto tiempo se han enfrentado en divisiones sangrientas.

Mediante la puesta en común de las producciones básicas y la creación de una Alta Autoridad de nuevo cuño, cuyas decisiones obligarán a Francia, Alemania y los países que se adhieran, esta propuesta sentará las primeras bases concretas de una federación europea indispensable para la preservación de la paz.

Para proseguir la realización de tales objetivos, el Gobierno francés está dispuesto a iniciar negociaciones según las siguientes bases.

La misión encomendada a la Alta Autoridad común consistirá en garantizar, en el plazo más breve posible, la modernización de la producción y la mejora de su calidad; el suministro, en condiciones idénticas, del carbón y del acero en el mercado francés y en el mercado alemán, así como en los de los países adherentes; el desarrollo de la exportación común hacia los demás países; la equiparación y mejora de las condiciones de vida de los trabajadores de esas industrias.

Para alcanzar estos objetivos a partir de las dispares condiciones en que se encuentran actualmente las producciones de los países adherentes, deberán aplicarse con carácter transitorio determinadas disposiciones que establezcan la aplicación de un plan de producción y de inversiones, la creación de mecanismos de estabilidad de los precios y la creación de un fondo de reconversión que facilite la racionalización de la producción. La circulación del carbón y del acero entre los países adherentes quedará liberada inmediatamente de cualquier derecho de aduanas y no podrá verse afectada por tarifas de transporte diferenciales. Progresivamente se irán estableciendo las condiciones que garanticen espontáneamente una distribución más racional de la producción y el nivel de productividad más elevado.

La organización proyectada, al contrario que un cártel internacional tendente a la distribución y a la explotación de los mercados mediante prácticas restrictivas y el mantenimiento de grandes beneficios, garantizará la fusión de los mercados y la expansión de la producción.

Los principios y compromisos esenciales anteriormente expuestos serán objeto de un tratado firmado entre los Estados. Las negociaciones indispensables para precisar las normas de aplicación se llevarán a cabo con ayuda de un árbitro designado de común acuerdo, cuya misión consistirá en velar por que los acuerdos se ajusten a los principios y, en caso de desacuerdo insalvable, decidirá la solución que deba adoptarse.

La Alta Autoridad común, encargada del funcionamiento de todo el sistema, estará compuesta por personalidades independientes designadas sobre bases paritarias por los Gobiernos, quienes elegirán de común acuerdo un presidente. Las decisiones de la Alta Autoridad serán ejecutivas en Francia, en Alemania y en los demás países adherentes. Se adoptarán las disposiciones adecuadas para garantizar las vías de recurso necesarias contra las decisiones de la Alta Autoridad.

Un representante de las Naciones Unidas ante dicha autoridad se encargará de hacer, dos veces al año, un informe público a la ONU sobre el funcionamiento del nuevo organismo, en particular por lo que se refiere a la salvaguardia de sus fines pacíficos.

La creación de la Alta Autoridad no prejuzga en absoluto el régimen de propiedad de las empresas. En el ejercicio de su misión, la Alta Autoridad común tendrá en cuenta las facultades otorgadas a la autoridad internacional del Ruhr y las obligaciones de todo tipo impuestas a Alemania, mientras éstas subsistan.

Fuente: www.europa.eu

La UE, América Latina y el Caribe: aunar esfuerzos frente al coronavirus

0

Hace pocos años, la Unión Europea (UE) situó el concepto de resiliencia en el centro de su Estrategia Global y de Seguridad. En un mundo más complejo, disputado e interconectado, se asumía que la seguridad y el bienestar iban a enfrentarse a nuevos desafíos geopolíticos, así como a los riesgos transnacionales derivados de la globalización. Ello exigía fortalecer la capacidad de cada país para encajar y sobreponerse a un choque externo. Este es un objetivo de nuestra cooperación internacional, pero también interpela a una UE que se sabe vulnerable ante esos riesgos.

Hoy, el coronavirus supone una prueba fundamental de resiliencia para las sociedades, las economías y la gobernanza en todo el mundo. Ante una pandemia mundial no caben respuestas exclusivamente nacionales ni un uso interesado de la cooperación o del poder económico con fines geopolíticos. Sin duda, hay distintas capacidades y responsabilidades de partida, pero sin apoyo mutuo o acciones globales conjuntas, el impacto de la enfermedad puede ser aún más devastador para todos.

La UE y sus ciudadanos estamos atravesando momentos muy duros. Pero somos conscientes de que para superar la pandemia debemos cooperar con todos nuestros socios, trabajando codo con codo. Y lo sabemos porque llevamos décadas haciéndolo en todo el mundo, haciendo frente común a otros desafíos compartidos, y en particular en América Latina y el Caribe. Es por ello que, a pesar de nuestras propias dificultades, la UE ha decidido reorientar de inmediato los programas de cooperación técnica y financiera con América Latina y el Caribe para responder a esta pandemia, con un total de 918 millones de euros, como parte de la respuesta global en apoyo a los esfuerzos de los países socios por atajar a la COVID-19.

Es así que se destinarán 9 millones de euros para financiar la labor de la Organización Panamericana de la Salud y de la Federación Internacional de la Cruz Roja en Venezuela y países vecinos. En el Caribe, la UE está apoyando la Agencia de Salud Pública CARPHA con 9 millones de euros, y en concreto en Jamaica, la UE ha financiado 29 respiradores para las unidades de cuidados intensivos. Otro ejemplo es Bolivia, donde la UE ha aportado 5 millones de euros la acción del Estado para apoyar a las familias de todo el país. Además, el Banco Europeo de Inversiones ya ha anunciado que movilizará hasta 5.200 millones de euros para responder a las necesidades de financiación urgentes en más de 100 países en todo el mundo.

En México, la UE destinará en un primer momento 5 millones de euros en medidas de apoyo al sector salud y a la protección de los sectores más vulnerables de la población. Posteriormente, implementará acciones en favor de la reconstrucción social y económica, en colaboración con las instituciones financieras.

Más allá de estos recursos, nuestra asociación estratégica con Latinoamérica y el Caribe puede ser más efectiva si impulsamos juntos una respuesta coordinada y multilateral robusta. Nuestras regiones han sabido responder a la crisis sanitaria, aplicando drásticas pero necesarias medidas como el distanciamiento social o el confinamiento. No obstante, la crisis sanitaria no conoce de fronteras, de regiones o países. El desafío apenas ha comenzado. El coronavirus está causando una crisis económica global que acrecentará las desigualdades y afectará más severamente a los más vulnerables. Europa y América Latina podemos hacer mucho más si actuamos juntos, avanzando una agenda multilateral en el G20, la ONU y las instituciones financieras multilaterales para que exista más espacio fiscal para evitar el colapso sanitario, el desplome económico y una grave crisis social.

El FMI y el Banco Mundial ya han anunciado líneas de financiación y alivio de la deuda de los países más pobres, pero no deben olvidarse los países de renta media lastrados por un alto endeudamiento.

El coronavirus es un reto a la economía global inédito. Una respuesta eficaz necesitará movilizar la acción colectiva internacional. La UE y América Latina y el Caribe —una asociación de 60 países— habrán de aunar esfuerzos de nuevo. Es en momentos de crisis agudas cuando se ponen a prueba los vínculos entre países amigos. Y esta crisis nos ha vuelto a recordar que nuestra resiliencia depende también de la cooperación internacional. De esta crisis, solo saldremos unidos.

JOSEP BORRELL es el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidente de la Comisión Europea.
Tomado de eeas.europa.eu

UE comparte buenas prácticas para luchar contra la “infodemia” y el cibercrimen de la pandemia

0

Un reciente informe elaborado por el Servicio Europeo de Acción Exterior (EEAS) de la Unión Europea (UE) sobre desinformación en el contexto de COVID-19, señala que asistimos a la proliferación de cantidades significativas de noticias, mitos y desinformación, provenientes de diversas fuentes tanto dentro como fuera de la Unión Europea. La Organización Mundial de la Salud ha declarado que la pandemia ha estado acompañada de una «infodemia» masiva, definida como una sobreabundancia de información, parte precisa y otra no, que dificulta encontrar confianza, fuentes de información y orientación confiable, lo cual contribuye a generar sentimientos de miedo y desconfianza entre la población.

En ese contexto el proyecto Apoyo a AMERIPOL de la UE, en su deseo de ofrecer ayuda relevante a la región, ha iniciado diversas videoconferencias para difundir y promover buenas prácticas y lecciones aprendidas desde la UE, centradas en los efectos a nivel de desinformación y cibercrimen.

En las videoconferencias se abordan temas como la desinformación ante la crisis por el COVID-19; la importancia de las narrativas para enfrentarse a la desinformación provocada por las fake news; el entorno de la red profunda (deep web); las actuaciones preventivas, ciberpatrullaje a través de la red y la importancia de respuesta efectiva y rápida a los delitos relacionados con el COVID-19, entre otros.

Según informes del EEAS, en épocas de crisis, inseguridad o caos, muchos ciberdelincuentes aprovechan la situación de vulnerabilidad para difundir y viralizar una gran variedad de bulos y fraudes con el objetivo de desinformar, engañar o infectar a los ciudadanos con diversos objetivos. Éste y muchos otros temas fueron abordados en videoconferencias en las que Bolivia también estuvo participando.

Igualmente, señalan que el contexto actual de aislamiento de la población ha disparado el uso de las nuevas tecnologías, tanto a nivel particular como profesional, aumentando el riesgo de ciberataques (phishing/malware); a la vez, el estado de alarma social permite que proliferen nuevos modelos de estafa en lo referente a la compraventa de productos relacionados con la protección individual y desinfección (mascarillas, productos desinfectantes, medicamentos, etc.).

Los gobiernos y las autoridades de salud están tratando de proporcionar información autorizada sobre el COVID-19 y las plataformas de redes sociales están buscando formas efectivas de promover este contenido, a la vez que tratan de eliminar contenido poco confiable.

Las videoconferencias fueron posibles gracias a la colaboración de la Dirección de Cooperación Internacional de la Policía Nacional de España, que ha sido clave en la iniciativa. Su rapidez de respuesta y convocatoria de expertos, pese a la difícil situación que se vive en este país, ha sido encomiable, enfatizó el EEAS.

Día Mundial de la Tierra

0

Nuestro planeta es un regalo precioso
Un espectáculo infinito
Que hoy respira mejor
Recuerda, la vida está aquí
Cuidemos nuestro hogar

Proteger el planeta es también proteger nuestra salud.

Ríos de Sud América y África, unidos para proteger las cuencas

0

Hace más de 200 millones de años, Sudamérica estuvo unida a África en un sólo continente denominado “Gondwana”. A través del tiempo y paulatinamente, por la fuerza tectónica de placas subterráneas, se fueron separando y cada una siguió su propio curso en la evolución del planeta, 150 millones de años atrás.

En este contexto de historia evolutiva, dos espacios, correspondientes a los ríos Pilcomayo en Sudamérica y el Okavango en África, si bien tienen muchas diferencias, presentan también varias similitudes. Son dos paisajes que confluyen en la constante búsqueda del ser humano por vivir en armonía con el medioambiente, obteniendo lo necesario para vivir adecuadamente, aceptando y adaptándose a los grandes desafíos culturales y climáticos por venir.

De eso trata esta apuesta de un grupo de instituciones sudamericanas (Iniciativa Chaco Trinacional) por generar un espacio de cooperación Sur-Sur entre estas dos cuencas, muy relevantes en términos de biodiversidad y de necesidades humanas.

Una nota de aliento en el Día Mundial de la Tierra, con el apoyo de la Unión Europea.

El aporte de la Unión Europea a la sostenibilidad del Chaco

0

Ella es Lucía Garay, originaria del Chaco boliviano, que siempre tuvo el sueño de ser dueña de la tierra que trabaja. Desde 2017 alcanzó ese objetivo, junto con muchas otras familias, gracias a un largo proceso de trabajo entre las comunidades guaraníes y los proyectos que financia la Unión Europea (UE). La labor de la UE promueve la preservación de las funciones ambientales y servicios eco-sistémicos del Gran Chaco en Bolivia, Argentina y Paraguay, en el marco de su política de fomentar el desarrollo productivo sostenible.

El proyecto “Por nuestro Gran Chaco sustentable”, financiado por la UE se enfoca también en desarrollar modelos de gestión territorial y producción sustentable integrados en el programa ZICOSUR, con inclusión y adaptados al cambio climático en el bioma Gran Chaco.

“Por nuestro Gran Chaco sustentable” apunta a la participación activa en modelos de gestión territorial para la conservación ambiental integrada con la producción sostenible. Inició en enero de 2018 y alcanza los € 2.5 millones, ejecutados por el consorcio conformado por CERDET, FUNDAPAZ, ICCO Cooperación, Fundación Cordillera, COOPI y TIERRAVIVA, que ganó la convocatoria global de la Unión Europea “Proyectos Zicosur”, en 2017. Entérate de más en http://pornuestrochaco.org/

Pandemia: científicos de la UE trabajan en 5 áreas para proteger la salud pública

0

Desde el comienzo de la crisis de COVID-19, el Centro Común de Investigación (Joint Research Center – JRC) de la Comisión Europea ha utilizado su amplia experiencia para informar sobre las respuestas de la Unión Europea. Expertos de todo el JRC han estado, entre otras actividades, analizando la crisis, anticipando sus impactos y apoyando el desarrollo de una estrategia de salida.

Estas son las cinco áreas donde los científicos europeos están trabajando arduamente para ayudar a abordar la emergencia y proteger la salud de las personas.

  1. Material de control para pruebas precisas

Los científicos del JRC han diseñado un nuevo material de control que los laboratorios pueden usar para verificar que las pruebas de coronavirus arrojen resultados correctos. La precisión de los test es una parte esencial del manejo de la pandemia. Este material ayudará a los laboratorios a evitar que las pruebas arrojen resultados negativos, incluso si una persona está infectada.

  1. Ayudar a los países a gestionar la respuesta médica

El JRC desarrolló un indicador de la capacidad de camas hospitalarias, teniendo en cuenta las características demográficas territoriales y las tasas de mortalidad de COVID-19 por edad. Con este indicador, es posible identificar regiones que pueden necesitar más apoyo debido a un desajuste entre la capacidad de camas hospitalarias y el alto porcentaje de ancianos en la población. Cubre todas las regiones de la UE, así como las provincias de España e Italia, que actualmente son las más afectadas por la crisis.

  1. Seguimiento de la epidemia y la investigación

La plataforma Epidemics Intelligence from Open Sources (EIOS) es una colaboración entre la Organización Mundial de la Salud y el JRC que recopila 120.000 artículos por día relacionados con la pandemia de coronavirus. La plataforma está ayudando a clasificar esta información y ponerla a disposición de expertos de todo el mundo que están siguiendo la pandemia. El Monitor de Medios Europeos del JRC o Europe Media Monitor también ofrece resúmenes diarios sobre el coronavirus. También se está utilizando para identificar y rechazar noticias falsas.

4. Estrategias de salida de la crisis

El JRC está trabajando en la definición de “escenarios de salida” comunes: estrategias para levantar de forma segura las medidas de contención y ayudar a nuestras sociedades a volver a la normalidad una vez que haya pasado lo peor de la crisis. Esto cubre la exploración de todos los aspectos de los escenarios de salida, incluidos los aspectos de salud, económicos, de seguridad y sociales.

  1. Monitorear el impacto en los viajes globales y la economía

El JRC también está realizando investigaciones para comprender el impacto de la pandemia en los principales sectores económicos, incluida la industria de la aviación, el turismo y el comercio mundial. Por ejemplo, su análisis muestra una caída del 74% en la actividad del tráfico aéreo en Europa a mediados de marzo de 2020, en comparación con las dos semanas anteriores. El tráfico global disminuyó un 54% durante el mismo período. En China, la actividad parece estabilizarse a medida que el país supera lo peor de la crisis y comienza a levantar las medidas de control.

El Centro Común de Investigación es el servicio científico interno de la Comisión Europea. Con sus actividades contribuye a la elaboración de las políticas de la UE, aportando un asesoramiento científico independiente y basado en datos contrastados.

34,165FansMe gusta
2,626SeguidoresSeguir
669suscriptoresSuscribirte

Últimos artículos

Los más popular